13.4 C
La Plata

Un medicamento utilizado para la hipertensión arterial puede frenar al parásito causante del Mal de Chagas

Científicos del Instituto de Histología y Embriología de Mendoza (IHEM), dependiente de la UNCuyo y el CONICET, llevaron a cabo el importante estudio.

Un fármaco que habitualmente se utiliza para tratar la hipertensión arterial puede tener la capacidad de inhibir el parásito que causa el Mal de Chagas, al afectar su replicación y supervivencia, de acuerdo a las conclusiones de un estudio realizado por científicos del Instituto de Histología y Embriología de Mendoza (IHEM), dependiente de la UNCuyo y el CONICET.

La droga, llamada carvedilol, es ampliamente usada para el tratamiento de la hipertensión arterial y de otras patologías cardíacas, y de acuerdo a la investigación logró inhibir la autofagia de Trypanosoma cruzi, el parásito causante del Mal de Chagas.

La licenciada en Ciencias Biológicas, Patricia Romano, responsable del estudio, detalló que la autofagia es un proceso que permite la degradación de componentes intracelulares que han dejado de funcionar, proteínas y organelas dañadas o envejecidas. Esta vía se activa en respuesta al estrés celular, como el ayuno de nutrientes, y permite obtener la energía que necesita la célula a partir de los compuestos simples que son reciclados por acción de la autofagia.

“Carvedilol se está usando en medicina humana para otras patologías, lo cual reduciría mucho el tiempo de los estudios previos que se requieren para su utilización para el Chagas”, explicó la bióloga, de acuerdo a una publicación de la UNCuyo en su sitio web. “Tiene otras propiedades farmacológicas a nivel cardíaco que también pueden favorecer el tratamiento de la infección, ya que al hacerse crónica, produce una cardiopatía en un alto porcentaje de pacientes”, añadió la científica.

Romano también indicó que las únicas drogas aprobadas para el tratamiento etiológico de la enfermedad, Benznidazol y Nifurtimox, fueron descubiertas hace más de 50 años, por lo que existe una necesidad urgente de encontrar nuevas terapias. “El reposicionamiento de drogas, es decir, la utilización de medicamentos ya aprobados en otras patologías, es una estrategia prometedora y económica para encontrar nuevos medicamentos para diferentes enfermedades”, precisó.

Los resultados obtenidos en la investigación no sólo corresponden a estudios in vitro, en cultivo celular, sino que fueron corroborados en modelos de infección aguda en ratones, lo que los acerca más a la realidad de la enfermedad.

La investigación contó con financiamiento de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica (ANPCyT), de la Secretaría de Investigación, Internacionales y Posgrado (SIIP UNCuyo) y también del CONICET. Además lograron subsidios del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes del Gobierno de Mendoza, a través del programa de incentivos “Investigadores Mendocinos”. (DIB)

Dejanos tu comentario

Últimas noticias