15.7 C
La Plata

Los cigarrillos electrónicos pueden producir inflamación en el cerebro, el corazón y los pulmones

Científicos de la Universidad de California detectaron que el efecto es distinto según el sabor de la sustancia inhalada. Cómo afecta cada uno a los diferentes órganos.

Si bien los efectos del tabaco convencional sobre la salud están bien definidos, los datos sobre los dispositivos de vapeo, incluidos los de los cigarrillos electrónicos más populares que tienen altos niveles de nicotina, están menos establecidos.

Los estudios previos de cigarrillos electrónicos han demostrado cambios fisiológicos inflamatorios y cardiopulmonares, mientras que los estudios crónicos han demostrado efectos extrapulmonares, incluidas alteraciones de los neurotransmisores en las vías de recompensa.

Ahora, investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de California (UC) en San Diego informaron que el uso diario de cigarrillos electrónicos basados en cápsulas altera el estado inflamatorio en múltiples sistemas de órganos, incluidos el cerebro, el corazón, los pulmones y el colon.

Los efectos también varían según el sabor del cigarrillo electrónico y pueden influir en la forma en que los órganos responden a las infecciones, como, por ejemplo, al SARS-CoV-2.

El estudio, publicado en la revista eLife, es el primero en evaluar los dispositivos de marca JUUL y sus aromatizantes de manera multiorgánica. “Estos cigarrillos solo se han vuelto populares en los últimos cinco años, por lo que no sabemos mucho sobre sus efectos a largo plazo en la salud”, indicó Laura Crotty Alexander, autora principal del estudio, profesora asociada en la Facultad de medicina de UC San Diego y jefa de la sección de Cuidados Críticos Pulmonares en Veterans Affairs San Diego Healthcare System.

Los autores vieron los efectos más sorprendentes en el cerebro, donde se elevaron varios marcadores inflamatorios. Se observaron cambios adicionales en la expresión de genes neuroinflamatorios en el núcleo accumbens, una región del cerebro crítica para la motivación y el procesamiento de recompensas.

Los hallazgos plantean grandes preocupaciones, dijeron, ya que la neuroinflamación en esta región se ha relacionado con la ansiedad, la depresión y las conductas adictivas, lo que podría exacerbar aún más el uso de sustancias y la adicción. “Muchos usuarios de JUUL son adolescentes o adultos jóvenes cuyos cerebros aún se están desarrollando, por lo que es bastante aterrador saber lo que puede estar sucediendo considerando cómo esto podría afectar su salud mental y su comportamiento en el futuro”, advirtió Crotty Alexander.

Dejanos tu comentario

Últimas noticias