17.1 C
La Plata

La menopausia ocurre entre uno y cuatro años antes en las mujeres fumadoras

En los tratamientos de reproducción asistida se observan más probabilidades de falla de implantación y mayor tasa de abortos subclínicos en las pacientes fumadoras.

El tabaquismo es una enfermedad crónica que, además de afectar las vías respiratorias, puede influir en la fertilidad y provocar complicaciones en el embarazo.

“La prevalencia de infertilidad es mayor en aquellas mujeres que fuman con respecto a la población general”, explicó Natalia Fernández Peri, directora médica del centro de medicina reproductiva WeFIV. Y agregó: “Debido a la presencia de diferentes químicos en el tabaco, se ha podido constatar que la menopausia ocurre entre 1 y 4 años antes en las mujeres fumadoras. Además, por las diversas toxinas derivadas del consumo de tabaco, se ve comprometida la calidad ovocitaria”.

En cuanto a los efectos del tabaquismo en el hombre, la profesional indicó que se observa reducción en la densidad del semen, en la concentración espermática y alteración en la movilidad y morfología de los espermatozoides.

En ese sentido, desde el centro médico advirtieron que con respecto a los resultados en los tratamientos de reproducción asistida, hay mayor probabilidad de falla de implantación y mayor tasa de abortos subclínicos en las pacientes fumadoras.

Asimismo, el tabaquismo puede provocar complicaciones en el embarazo como, por ejemplo, un parto pretérmino, restricción de crecimiento, ruptura prematura de membranas, mayor mortalidad perinatal y aumento de tasa de muerte súbita en el primer año de vida. Por eso, a la hora de la búsqueda de embarazo, es fundamental dejar de fumar.

Prevención temprana


Desde hace varios años se conoce que hábitos saludables son fundamentales para el cuidado de la fertilidad. Sin embargo, durante el último tiempo se ha puesto de manifiesto el concepto de prevención temprana de la fertilidad como modelo de planificación familiar

Si bien los avances científicos ofrecen alternativas, como la vitrificación de óvulos o esperma, al momento de decidir sobre la planificación familiar, los especialistas en salud reproductiva advierten la existencia de una consulta tardía. Junio es el Mes del Cuidado de la Fertilidad y es preponderante profundizar y divulgar sobre la concientización temprana de la fertilidad.

“Los 40 de hoy son los 30 de hace años atrás, pero la edad biológica sigue siendo la misma: se disocia lo social de lo biológico y la realidad es que su fertilidad cambió, disminuyó. Está demostrado que, a partir de los 35 años, la calidad de los óvulos comienza a bajar. Hay que informar y educar en el cuidado de la fertilidad, el impacto de la edad materna en la calidad de los óvulos sigue sorprendiendo a las personas en el consultorio”, sostuvo Agustín Pasqualini, Secretario de la Comisión Directiva y Co-director del Consejo de Formación y Evaluación Profesional de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMER).

“Para la mayoría de las personas, convertirse en padre o madre es algo que ocurre de manera natural y no imaginan que muchas veces puede resultar un camino difícil. Probablemente, ninguna persona se suponga infértil. Por esto, la sorpresa es grande cuando -frente al paso del tiempo y el deseo de formar una familia- esto no ocurre. Hay quienes llegan a la consulta médica y sufren un gran impacto emocional, enojo inclusive, al saber que el camino para lograr tener un hijo será a través de técnicas de reproducción humana asistida”, afirmó por su parte Ana Claudia Ceballos García, presidenta de la Asociación Civil Concebir.

Dejanos tu comentario

Últimas noticias